nuevo
Escúchalo mientras caminas!

Trabajar en los cafés puede parecer un privilegio. Tienes tu tiempo a disposición, conoces a gente que está en la misma, no dependes de un empleador y no tienes a nadie que te controle. Puede ser muy pintoresco desde desde afuera, pero necesitamos saber bien dónde pasar nuestro tiempo. Encontrar el espacio adecuado resulta esencial para hacer que nuestra actividad perdure en el tiempo y sea eficiente.

Los cafés comunes

Cuando vamos recorriendo una ciudad, lo más común es que encontremos dos tipos básicos de cafeterías: Tradicionales y Trendy.

Tradicionales

Dentro de la vasta oferta que podemos encontrar desde los buscadores, existen algunos que no se actualizaron y solo podemos llegar a ellos caminando para ver de qué se tratan. Son aquellos que nos permiten ver locales tradicionales tradiciones que sirven el café clásico.

Café con leche con mediaslunas

Se podrá encontrar un camarero que no conoce las maneras correctas de servir café, seguramente esté muy caliente y un poco quemado, lo servirán en una tacita blanca genérica (o con el logo de la marca de café que usan) y se sumará a la mesa acompañado de azúcar y endulzante.

Este tipo de cafés tiene un encanto especial. Generalmente perduran por muchos años y son testigos de distintas realidades. Generan un vínculo exclusivo con sus clientes habituales y por lo general tienen ubicaciones estratégicas que conservan por haber llegado primero. Se pueden aprovechar estos cafés para escuchar alguna que otra conversación local, comer algún que otro bocadillo al paso y seguir viaje.

Trendy

Estos tienen otro objetivo en la sociedad. Prevalece el confort, hay mucho foco en la calidad del café y sus diferentes métodos de preparación y generalmente tienen más de una variedad y origen. Los espacios suelen estar bien pensados (o al menos con intención) y el mobiliario y vajilla suelen tener algún detalle original o diferenciador. Algunas características casi indispensables parecieran ser que el cartel de la puerta tenga fondo negro y letras blancas, énfasis en el corazoncito que te dejan en el café latte y algún tipo de inclinación o hacia el mobiliario nórdico o hacia lo bohemio. Por alguna razón relacionada a la tendencia estos son patrones que se repite constantemente.

Naturalmente este tipo de cafés tienen una predisposición mejor para sentarse a trabajar. Por el mobiliario, la disposición del espacio, la calidad del café y la gastronomía, el flujo de gente, entre otras razones, pasar una horas con tu laptop va a resultar más cómodo.

Sonny Hosea tiene una visión espectacular cuando se trata de encontrar cafés de éste estilo. En este caso él se focaliza en Indonesia.

Imágenes de Sonny Hosea (Instagram)

Es muy normal que en el medio se encuentren híbridos que no lleguen ni a uno ni a otro. Aquellos que quisieron darle un tono más moderno y cool pero no supieron hacerlo del todo bien bien o les faltó alguna característica para completar la experiencia.

2, 4 o 6 horas de trabajo

Existen quienes necesitan trabajar durante horas sin ser interrumpidos. Ya sea por la señal de wifi, por la gente que va y viene o por el mood general del lugar.

Si el lugar está muy orientado a la gastronomía, si es muy pequeño, si la gente es muy ruidosa o entra y sale con mucha frecuencia, si no hay muchos enchufes disponibles o si simplemente no encajamos con el lugar, nos veremos incómodos y difícilmente lleguemos a hacer algo productivo en él.

¿Qué tipo de trabajo haces? ¿Prefieres relacionarte con la gente o trabajar solo? ¿Cuánto tiempo pasas sin parar en la computadora?

Son todas preguntas que ayudarán a ubicar el espacio ideal.

En mi caso paso unas 2 o 3 horas a la vez en la computadora antes de tomarme un descanso. Para eso no se necesita demasiado, con tener una buena conexión, algún que otro enchufe y un asiento cómodo (idealmente con respaldo) suele alcanzar. Después de ese tiempo puedo mudarme a otro café, volver a casa o hacer otro tipo de actividad.

Si eres un trabajador intensivo y necesitas pasar 4 o 6 horas en un proyecto, entonces existen algunas alternativas que oscilan entre coworking y café que pueden resultar útiles. Son difíciles de encontrar y generalmente están en las ciudades más cosmopolitas que tienen una demanda más grande y los cafés necesitan encontrar un nicho más específico.

Cuando el ambiente es agradable pero no apto para trabajar.

A veces, que sirvan un buen café no es garantía de nada. No es una falencia del lugar, simplemente apuntan a otro tipo de cliente.

A veces el lugar sencillamente está dedicado sólo al café:

Tostaderos Bon Mercat Excelente lugar para comprar café de primera en Barcelona, imposible trabajar allí.

Imagen cortesía de Trip Advisor

A veces el lugar está enfocado en la buena ambientación, generar un clima cool y los asientos son incómodos para trabajar durante una horas:

Black Remedy Excelentísimo café, excelentísimo ambiente, malísimo para trabajar.

Difícil sentarse por unas horas en las sillas de metal.

A veces, por más cool que sea el ambiente no permite que te enfoques en tu actividad:

Nomad Coffee Barcelona El ambiente es genial, pero te resultará incómodo porque el foco está puesto en la experiencia del café, no en pasar tiempo en el lugar concentrado en otra cosa.

Imagen cortesía de Ellenor de An Edited Lifestyle

Cafés Turísticos vs. Tostadores de café

Vale la pena marcar la distinción que existe en estos dos subgéneros. Depende de dónde tiene puesto el foco el negocio.

Los cafés turísticos suelen venir acompañados de muchas selfies, mucha entrada y salida de gente, precios inflados que no se condicen con la calidad de lo que sirve y un ambiente que busca la socialización y propone una experiencia orientada al turista pero no necesariamente se identifica con la gente local o con el destino. Parece una especie de colonia en donde prevalece una forma ajena al mismo.

En Mudra Café en Bali, sirven bowls poco autóctonos orientados exclusivamente al turista. (Imagen cortesía de TomokoAbe en HappyCow.net)

Los tostadores suelen tener otras prioridades. El café primero, después todo lo demás. Poseen la mejor calidad en producto y herramientas de trabajo, la elaboración del café en las condiciones adecuadas pretende respeto, prolijidad y tiempo. Como el foco está puesto exclusivamente en la bebida, las comodidades suelen ser escasas por lo que no favorecen al trabajo en el lugar pero igualmente la propuesta merece la visita.

En Ubud Coffee Culture (UCC, Ubud, Bali) el café lo es todo.

Cadenas de cafeterías

Claro, buscamos el lugar ideal para sentarnos un rato, pero cada una cafetería local, vemos cinco cadenas. Starbucks, Costa, Havanna, McCafé, Paris Croissant, Juan Valdez, etc. Todas ofrecen un producto estandarizado sin demasiados altibajos. Sabemos que en todos éstos podemos encontrar un ambiente mas o menos parecido con una conexión a internet mas o menos asegurada y un café mas o menos bueno. El servicio y el producto están claramente industrializados.

En el caso de elegir una de estas cafeterías (yo particularmente estuve frecuentando durante meses a un Costa en Barcelona que me daba todo lo que necesitaba), es importante ser consciente de que generalmente el producto no tiene un standard muy alto de café. Por eso está bueno tenerlo como opción para visitar si necesitamos resolver o no nos queda otra opción a mano.

Café para llevar

Siempre me gustaron los cafés dedicados únicamente para llevar. Generalmente suelen tener una oferta limitada y muy enfocada en el café, con variedades y métodos alternativos. Hay algo que resulta atractivo del concepto de “Take Away” en el café y tiene que ver con la naturaleza compacta del negocio, con la calidad de lo que sirven y con la simpleza de pasar a tomar un buen café y seguir. Suelen tener un toque artesanal que les brinda calidez y la atención más directa y personalizada.

Como contrapartida no suelen tener mucho espacio para ponerse a trabajar. No suelen tener wifi ni lugar para sentarse así que la mejor opción sería visitarlos para llevarnos un vasito a la oficina o a casa para complementar y potenciar el ambiente de trabajo.

El Café

Una de las razones por las que acudimos a estos lugares es la bebida mágica que sirven. Nos queda hablar un poco de ella para ubicar bien nuestras preferencias.

Café Regular/Industrial

En la mayoría de los cafés veremos este tipo de grano. Se trata de aquel que tiene un sabor opaco, intenso, difícil de tomar sin leche o azúcar y que al ser tomado con el estomago vacío puede causar alguna sensación molesta o cierta acidez.

Este tipo de cafés son los que se sirven en cafés comunes, estaciones de servicio, buffets, restaurantes, salas de espera y comedores.

Suelen ser acompañados con leche para cubrir un poco el sabor y no aportan demasiado a la experiencia de degustar el café. Sirven para cubrir cierta necesidad en un determinado momento en un contexto ordinario.

Specialty

Es aquel café que tiene una calidad y cuidado superior. Existe un standard que promueve el consumo de granos seleccionados que aseguran un nivel elevado. Se trata de una cadena productiva que va desde el productor hasta el consumidor. Desde el interés y cuidado en la selección del grano adecuado, el tostado que merece para resaltar las cualidades particulares de la infusión y la preparación de la misma con el método más conveniente. De manera general, las cafeterías con incumbencia en este tipo de procesos tendrán un standard alto de café.

Cafés extraños

Estos cafés tienen una mención especial, pero generalmente están destinados a turistas. Se trata de aquellos cafés que promueven una forma "original" de tomarlo, un proceso especial, una forma diferente de experimentar el lugar o el café proviene de orígenes diferentes.

En Indonesia existe el Kopi Luwak que proviene de un lugar muy especial: el vientre de una animalito que se llama Civeta (Luwak). La naturaleza de este café viene de haber encontrado que la digestión de este animal le otorga unas características particulares al fruto. El proceso de maduración y fermentación del grano ocurre en el tracto del animal y sale (con sus heces) listo para lavar y consumir. El café producido con este método resulta sumamente nocivo para el animal (imagínense que es un animal carnívoro) y para que esto sea redituable los mantienen en condiciones deplorables para que sigan produciendo.

De todas maneras estos lugares generalmente no están orientados a generar un lugar confortable de trabajo. Generan un negocio irresponsable buscando generar novedad y exclusividad a través del producto.

En definitiva

Podemos encontrar distintos sistemas y criterios para seleccionar nuestro lugar de trabajo, pero principalmente nuestras opciones estarán signadas por 3 aspectos:

  1. Comodidad. Buscamos un espacio con asientos cómodos, temperatura e iluminación adecuadas, buena conexión de wifi y enchufes a mano.
  2. Ambiente. Buscamos poder charlar, socializar e interactuar con gente así como poder tener una reunión o videollamada sin demasiadas molestias o interrupciones.
  3. Café. Buscamos una buena experiencia de disfrute sobre la bebida en sí misma.
A veces lo único que necesitamos.

Otra manera bien fácil de pensarlo podría ser la siguiente:

Para 2/3 horas

  1. Conexión wifi ✖︎
  2. Enchufes ✖︎
  3. Asiento confortable ✖︎

Para más de 4 horas

  1. Ambiente bien iluminado
  2. Ambiente con pocas interrupciones
  3. Buen café
  4. Buena comida
  5. Buena atención

Un café que tiene todas las condiciones anteriores brinda una experiencia que seguramente quisiéramos repetir e incluso incorporar en nuestras rutinas.