nuevo
Escúchalo mientras caminas!

Se encuentra espalda con espalda con la ansiedad. Brilla por su ausencia en momentos de poca serenidad, y la recuperamos cuando nos decidimos a frenar. -¿Estaremos yendo en un buen camino? ¿Estaremos eligiendo bien? - Habla la ansiosa.

Calma, sosiego, respiración, fundación, raíz, paulatinidad. Todas formas que conocemos que existen y sin embargo no nos sirven para comprender cómo actuar. Suceden cuando tenemos claridad, como por debajo de nuestra piel. Condimentan nuestra seguridad y son medicina para nuestras agitadas vidas reactivas. Son los destilados de la paciencia.

----

Cuántas veces se nos ocurrió dar el salto sin saber si nos iba a ir bien. Cuantas veces comprendimos que nuestra manera es la que es y que no existe nada que la pueda cambiar. Cuántas veces asignamos una razón externa a lo que somos y no nos dignamos a socavar nuestros interiores más frágiles para comprender que no solo existe una vida fuera nuestro. El crecimiento sucede desde nuestra células que son tan parte de nuestra vida como nuestras decisiones exteriores.

¿Es el metabolismo crecimiento? Quizás tenga más que ver con el mantenimiento, pero ¿quién dice que la continuidad no es crecimiento?

Sabremos lo que significa crecer cuando veamos las formas de nuestros cuerpos expandirse, sí, pero dichosos son aquellos que lo mantienen con afán. Que mantienen cualquier cosa con afán, mientras sus nervios se vuelven de acero, sus rodillas más flexibles y sus convicciones más seguras.

----

¿Existe algo que no se mueva?

Nuestros intereses estarán bien mientras tengan movimiento.

Quizás se verifique con detenimiento o se fije con calma. Quizás se precise con la aceleración tendiendo a cero o se piense con minúsculos pasos calculados. Nunca seremos cero.

Nuestro movimiento hace por sí solo y nos permite poner en marcha algo que no necesita tantas circunferencias alrededor.

La marcha que incendia nuestras mitocondrias y que muestra el error sobre nuestros actos corresponde a un valor que se olvida de vez en cuando en busca de tanta prosperidad y molicie.

Elegir mover un dedo, un pensamiento y una postura cotiza.

Cotiza en nuestra bolsa de valores.

----

¿Qué somos sin otros? Nada.

De la mano de la sustentabilidad, el sentimiento de comunidad crece.

Algo que debería ser y no es, tiene que tener otro nombre para que se entienda mejor. No es el petróleo, no es el vacuno o bovino, no es energía eterna, no es reciclaje. Es humanidad, es unidad, es dirección, es enfoque, es colaboración.

Cubramos nuestras vidas de aunamiento con dimensión. La dimensión es todo menos nosotros. Es nuestro querido contexto que nos permite existir y nos convence de que no solo somos aquí adentro, sino que vivimos para interactuar y evolucionar.