nuevo
Escúchalo mientras caminas!

Contamos con la facilidad de acumular.

Para sobrellevar el miedo a la incertidumbre solemos almacenar de manera automática la mayoría de nuestras pertenencias.

Si te pregunto ¿qué es lo verdaderamente esencial en tu vida?, seguramente te resulte difícil de definirlo aunque los elementos deberían poder contarse con la palma de la mano.

En este post no definiremos lo que es esencial. Hablaremos de una técnica que nos ayudará a tenerlo más claro.

¿Qué tal si todo los días nos sacamos una cosa de encima?

¿Genera vértigo, verdad?

Más pronto de lo que piensas estarás incorporando nuevas cosas en tu estilo de vida. Resulta importante generar una detox que ayude a descartar aquellas que no funcionan de manera efectiva. #obsesivo

Para qué descartar

Para ampliar la percepción.

Para prestar atención.

Para crear límites a la hora de determinar prioridades y focalizar.

Supone que ves algo que te gusta y responde a lo que deseas en ese preciso momento. Seguramente tienes una idea de lo que necesitas y se corresponde con una sensación momentánea. A veces el deseo responde a una necesidad real y efectivamente contribuye de forma positiva a tu mundo material o emocional, pero muchas veces simplemente tergiversamos aquello que sentimos para lograr justificar lo que queremos.

Si aquello que tenemos no se condice con nuestro rumbo, intereses o planes es probable que pueda ser descartado.

A menudo, no tenemos en cuenta muchas de nuestras pertenencias. Algunas no cumplieron con su propósito, otras ni siquiera cumplieron su ciclo de vida, pero todavía siguen ahí.

Cuantas más pertenencias tenemos, menor será nuestro control sobre ellas.

Imagina un regalo olvidado, un candado sin su llave, un muñequito de juguete que ni recuerdas de dónde salió, una colección de medias con agujeros y sin su par, un antiguo móvil con tapita, una caja de marcadores de época escolar gastados y sin tapa, un libro que nunca leiste, un ventilador roto que juraste reparar o un conector RCA que con las nuevas tecnologías no planeas volver a usar.

Descartar nos libera.

Descartar abre el juego y permite tener más espacio para nuevas posibilidades que aún no podemos ver.

Permite ejercitar nuestro juicio y determinar qué es lo esencial.

Aumenta nuestro aire con respecto a nuestro focos de atención y protege y re-valoriza todo aquello que vale la pena conservar.

A medida que lo hacemos, nos damos cuenta que son muchas las cosas que están ahí porque las dejamos, no porque las necesitamos.

Aquellas que cumplen un ciclo

Cuando elegimos algo, lo hacemos desde nuestro deseo. Allí, nuestra determinación cumple con el movimiento interno del momento y logra obtenerlo. Una vez lo tenemos, cumple su cometido una y cientos de veces, hasta que su utilidad o presencia deja de tener demasiado sentido.

Tomemos el simple ejemplo de una aplicación en nuestro móvil o iconos en el escritorio de nuestra laptop. Los tenemos ahí, no los usamos ni accedemos a ellos hace un año, pero por las dudas los mantenemos allí, sin costo y sin sentido. Siempre le pasamos por al lado, los esquivamos permitiendo que ocupen un pequeñísimo lugar inconsciente dentro de nuestro campo visual y mental.

La valentía de actuar sobre aquello que creemos inútil nos ayudará a cerrar ciclos.

Nos cuesta la acción de "perder" algo, pero cultivando un hábito saludable podremos tornar esto en una actitud cotidiana en pos de "ganar".

El acto de descartar diariamente promueve la liberación de la acumulación imperceptible. Aquella que ensucia y dispersa.

Reconfigurando

Otra forma de descartar es la edición.

No es estrictamente la acción de eliminar la que ejecutamos aquí, simplemente reorganizar, cortar, cambiar de lugar o interpretar de otra manera.

Si nos dedicamos a escribir, editar será la tarea obligatoria que debemos hacer para dejar un texto limpio, prolijo y alineado a lo que queremos decir.

Si hacemos diseño, refinar nuestros trabajos mediante el recorte de elementos innecesarios y cuestionamiento de funciones esenciales será nuestra tarea.

Si nos dedicamos a viajar, purificar nuestro equipamiento, kit y métodos de viaje será nuestra tarea para viajar más cómodos y ligeros.

Si nos dedicamos a la fotografía, perfeccionar nuestras herramientas de edición, purgar nuestra biblioteca fotográfica y ordenar nuestras fotos en series será nuestra tarea.

Editar puede tener múltiples formas, todas incluyen mover, repensar, buscar alternativas y recortar elementos innecesarios.

Editar puede significar transformar y reciclar.

El plan

Planteamos un hábito y una forma de ejecutarlo.

Descartar algo x día.

Descartar o editar una cosa, elemento, situación , acto, detalle por día.

Simple y perdurable.

Con el tiempo veremos como sin esfuerzo nuestro entornos cambian, nuestras actividades verán más espacio y claridad y podremos dejar entrar nuevos y más alineados ingredientes a nuestros propósitos.